Galería de Imágenes

www.flickr.com
Francisca Licarayen's items Go to Francisca Licarayen's photostream

sábado, 18 de agosto de 2012

Hacia dentro

No es posible que el viento pueda llevarse una palabra o mas, 
porque las palabras pesan, 
hacen surcos en la tierra 
y siembran el caos. 


Pero no es culpa de ellas, 
es culpa de la gente que las confunde con hojas, 
con sombras o con fantasmas, 
cuando en realidad son arboles viejos. 

Por eso, es necesario que la gente sepa 
que las palabras pueden permanecer siglos 
en un solo lugar cuando ya han brotado 
y que existe una posibilidad, entre miles, 
de encontrar su verdad 
si se lee despacio y con cuidado. 

Las letras y los diccionarios no sirven 
porque las palabras son arboles de carne y hueso. 

Para entenderlas hay que leer primero las lineas de sus manos. 

Y hay que llenarse los bolsillos de silencio, 
antes de pronunciarlas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario